Omite el contenido

Alquileres de lujo en Tamarindo

Encuentra y reserva alojamientos únicos en Airbnb

Los alquileres vacacionales de lujo mejor valorados en Tamarindo

Los huéspedes están de acuerdo: estas estadías están muy valoradas por su ubicación, limpieza y otros aspectos.

Villa Don Vito
LUXE
Villa entero · 16 huéspedes · 8 camas · 8,5 baños

Villa Don Vito

Sunset House
LUXE
Villa entero · 14 huéspedes · 10 camas · 5,5 baños

Sunset HouseThatched roof contemporary villa by the beach

Villa Monoi
LUXE
Villa entero · 10 huéspedes · 5 camas · 4,5 baños

Villa MonoiRanch-style beach house with private beach access

Alojamientos de lujo para todos los estilos

El alojamiento ideal para tu próxima escapada de ensueño

  • Alojamientos destacados
  • Reservas flexibles
  • Alojamientos listos para reservar

Comodidades comunes en los alojamientos de lujo vacacionales en Tamarindo

  • Cocina
  • Wifi
  • Piscina
  • Estacionamiento gratuito en las instalaciones
  • Aire acondicionado

Otros alojamientos de lujo vacacionales en Tamarindo

LUXEVilla enteroValoración 4.92 de 5; 12 reseñas
Casa Alang Alang
S/7,817 por noche
LUXEVilla enteroValoración 5 de 5; 7 reseñas
Villa Morabeza
S/7,817 por noche
LUXEVilla entero
El Chante
S/10,195 por noche

Todo sobre Tamarindo

¿Sueñas con unas vacaciones en Tamarindo? ¡Nosotros te ayudamos a hacerlas realidad!

Tamarindo es uno de los destinos vacacionales más populares de Costa Rica. Se trata de una tranquila población surfera que se ha ido expandiendo hasta acoger a visitantes de todo tipo. Se encuentra en la península de Nicoya, a orillas del Pacífico, en la provincia de Guanacaste. La mejor época para visitarla es durante la estación seca, desde mediados de diciembre hasta abril. Esta temporada también es la que recibe mayor número de visitantes, así que hay pocas posibilidades de que te encuentres una playa desierta si vienes entonces. Aunque de mayo a noviembre el tiempo es húmedo, si no le tienes miedo a algún que otro aguacero intenso pero breve, descubrirás que las zonas que normalmente atraen a más viajeros están mucho más tranquilas. Eso sí, si tienes pensado explorar rincones más salvajes durante tu viaje, evita hacerlo en temporada de lluvias, ya que las carreteras que te llevan a los lugares más remotos no suelen estar asfaltadas y pueden volverse intransitables con el barro.

El aeropuerto más cercano a Tamarindo es el de Liberia. Desde aquí, podrás llegar en poco más de una hora por carreteras pavimentadas. Si vuelas desde España, probablemente encuentres mejores combinaciones hasta San José, la capital del país, aunque se encuentra a unas cuatro horas en coche de Tamarindo.  

La ciudad del surf de Costa Rica

En cuanto pongas un pie en Tamarindo, sentirás que su ambiente relajado es «pura vida», como dicen los costarricenses. Y es que aquí esta expresión es toda una filosofía del buen vivir y es algo que escucharás decir muchas veces a sus habitantes. Los primeros visitantes que acudían aquí eran surfistas en busca de un lugar tranquilo donde coger buenas olas. Desde entonces, este rincón costero donde antes solo había unas cuantas casetas de playa ha pasado a convertirse en un destino al que ahora vienen muchísimos viajeros, aunque bastantes lo siguen haciendo por el surf.

Playa Tamarindo es perfecta si vas a iniciarte en el surf, ya que aquí las olas suelen ser suaves y regulares y te ayudarán a ir cogiendo confianza. Un poco más lejos, en la desembocadura del río, encontrarás un lugar para niveles más avanzados que puede tener fuertes corrientes de resaca. Si ya te manejas bien sobre la tabla, disfrutarás mucho de estas olas algo más exigentes. Cerca de Playa Langosta, rompen dos olas estupendas, una tubera y otra de desembocadura que son todo un placer si tienes un nivel intermedio o avanzado.

De tiendas y restaurantes

Si prefieres observar a los surfistas cabalgando las olas en lugar de subirte tú sobre la tabla, Tamarindo te tiene otras muchas sorpresas reservadas. En sus calles, encontrarás multitud de pequeñas tiendas de ambiente hippie que venden ropa y artesanías locales, y hay varios restaurantes excelentes. Los ingredientes típicos de la cocina costarricense son el arroz, los frijoles, el cerdo y los plátanos machos, acompañados siempre de deliciosos zumos de fruta fresca o de una cerveza Imperial bien fría. Muchos restaurantes sirven aquí al mediodía un plato combinado al que llaman «casado», que consiste en carne o pescado con arroz, frijoles, plátanos y ensalada. Es muy sabroso y, además, barato. Muchos restaurantes a pie de playa también tienen ceviche en su carta. No es un plato tradicional de Costa Rica (es de origen peruano), pero aquí abunda el pescado fresco, así que es una buena opción si te apetece una comida ligera.

Algunos de nuestros locales favoritos son el café Santa Rita, donde preparan un café excelente, smoothies con fruta fresca y brunch muy saludables con tostadas de aguacate, y el Shrimp Hole, un pequeño restaurante que sirve gambas frescas pescadas en el océano de todas las formas que te puedas imaginar: al curry, bañadas en mantequilla de ajo o con salsa de mango fresco. También tienen ceviche, boles de poke y otras muchas delicias.

Tortugas y otros animales

Justo al norte de Tamarindo, se encuentra Playa Grande, una enorme franja de arena dorada que también alberga a una gran población de tortugas laúd, una especie amenazada. Cada año, entre octubre y marzo, estas enormes criaturas (algunos especímenes adultos pueden llegar a pesar unos 700 kilos) viajan hasta Playa Grande para desovar. ¡Cada hembra puede poner hasta 200 huevos de una sola vez! La playa está protegida y forma parte del parque nacional Las Baulas, así que procura estar con los ojos bien abiertos para seguir las indicaciones de los carteles o paneles informativos que puede haber por la zona en temporada de anidación. En este periodo, la playa cierra desde las 18:00 hasta las 6:00. Si quieres ver a estos increíbles animales de cerca y conocer el trabajo de conservación que lleva a cabo a población local, puedes participar en una visita guiada en la zona. Uno de nuestros asesores de Luxury Retreats puede encargarse de organizarlo.

Pero en Tamarindo residen muchas más criaturas salvajes. Los monos aulladores viven en los árboles que hay por la ciudad y es posible que te despierten al amanecer alguna vez con sus particulares rugidos. También verás loros rojos revoloteando entre la vegetación y alguna iguana que otra caminando por sus senderos. En los ríos y manglares de la región, también habitan cocodrilos, así que ten cuidado si sales a explorarlos o haces una ruta en kayak.

Descubre el lujo de nuestra selección de alquileres vacacionales en Tamarindo

Disfruta al máximo de tus vacaciones en una casa cerca de todo donde podrás pasarte el tiempo de la playa a la piscina y encender la barbacoa siempre que te apetezca.

Casas de lujo en Tamarindo

Si viajas en familia, es posible que te interese alguna de las casas disponibles en Tamarindo con capacidad para 10 personas. Algunas villas tienen acceso privado a la playa o se encuentran a escasos metros de una, y todas disponen de acceso a una piscina. Muchas cuentan con una privada, algo perfecto si viajas con adolescentes. También incluyen amplios dormitorios, cocinas totalmente equipadas y confortables salas de estar, todo lo necesario para pasar tardes enteras en casa sin aburrirte. Además, si te apetece un poco más de movimiento, podrás plantarte en Tamarindo en solo unos minutos en coche.

Villas para grupos grandes

Si vas a organizar un retiro de empresa o un gran encuentro familiar, las selecciones de Luxury Retreats disponen de varias propiedades en Tamarindo que pueden ser justo lo que necesitas. Estas villas tienen capacidad hasta para 22 huéspedes repartidos en habitaciones dobles y para cuatro personas, y están bien equipadas para acoger a grupos grandes. También ofrecen servicios de asesoramiento y limpieza diarios y deliciosos bufés para el desayuno, entre otras prestaciones. Si quieres celebrar algo especial, como una barbacoa o un almuerzo gourmet, puedes solicitar también los servicios de un chef. Además, podemos organizar actividades y excursiones. Imagina una casa con piscina privada, amplias terrazas en las que descansar a la sombra y grandes interiores y exteriores con espacio suficiente para que todo el mundo pueda relajarse a sus anchas y disfrutar de todas las actividades que Tamarindo os ofrece. ¿No está nada mal, verdad?