Omite el contenido
    Navega hacia adelante para acceder a los resultados sugeridos
    Una pareja de Cancún se convierten en empresarios hoteleros

    Una pareja de Cancún se convierten en empresarios hoteleros

    Te contamos cómo dos anfitriones en Airbnb ayudaron a cambiar la industria hotelera de su ciudad.
    Por Airbnb el 30 de jul de 2019
    Lectura de 3 min
    Actualizado el 25 de jun de 2020

    En 2015, mientras Diego buscaba trabajo como chef en Cancún, México, le sugirió a su esposa Mariana que publicara una habitación de su casa en Airbnb para obtener algunos ingresos extra. Mariana, que trabajaba en un hotel local, estaba escéptica y preocupada por su privacidad, pero accedió a intentarlo. Resulta que les encantó interactuar con los visitantes y ayudarlos a dar forma a su viaje a la ciudad, así como el impulso financiero que obtuvieron al hospedarlos.

    “Recibir a nuestros primeros huéspedes de lugares como Alemania y Francia fue increíble”, dice Mariana. Les encantaba tanto ser anfitriones que decidieron que también querían ayudar a otros a compartir sus alojamientos. “Esta sería una gran manera de ser económicamente más independiente”, dice.

    Esa habitación individual se convirtió en la piedra angular de Seahorse Rentals, una próspera empresa de administración de propiedades que la pareja construyó casi por completo en Airbnb. Esto ha permitido aDiego y Mariana la flexibilidad que buscaban mientras criaban a su hijo pequeño (con otro en camino). Dejaron sus trabajos poco después de comenzar la empresa y se convirtieron en empresarios de hostelería a tiempo completo.

    Seahorse ahora opera 37 anuncios, incluyendo dos propiedades que la pareja compró y otras que administran para amigos y vecinos. Emplea a tres personas, todos residentes locales, que ayudan con el mantenimiento y las relaciones con los huéspedes. Más del 90% de los negocios de Seahorse se realizan a través de Airbnb. Diego y Mariana adoptaron la plataforma desde el inicio porque su alcance les permitió atraer huéspedes sin tener que hacer publicidad externa. Debido a sus excelentes evaluaciones de huéspedes, Mariana y Diego crearon rápidamente una red de referencias en Airbnb, tanto de huéspedes potenciales como de otros propietarios locales que buscan una empresa que les ayude a hospedar en su propiedad.

    Mariana cree que no podrían haber logrado un éxito tan rápido al anunciarse en cualquier otra plataforma. “Acabo de recibir otra llamada de alguien a quien nos recomendaron para administrar su casa”, dice Mariana. “Ahora tenemos tantas referencias que tuve que preguntarle cómo consiguió nuestro número”.

    Si Mariana y Diego tienen algún problema, saben que la Garantía para anfitriones de Airbnb les ayuda a recuperar el valor total de cualquier daño causado a sus propiedades, lo que les da tranquilidad a medida que continúan haciendo crecer el negocio.

    “El apoyo, el servicio y la seguridad que nos brindan es increíble”, dice Mariana. “Cada vez que pensamos en listar nuestras propiedades en otro lugar, pensamos: ‘¿Vale la pena dar ese paso?’”

    Entre 2016 y 2018, los ingresos de Seahorse Rentals casi se triplicaron. En el mes pico de diciembre alcanzó casi 500,000 pesos mexicanos (aproximadamente $25,000 USD) en 2017 y 2018. Seahorse se ha asociado con empresas turísticas locales para ofrecer tarifas con descuento a sus huéspedes, así como compras personalizadas y servicios de chefs para los huéspedes que los deseen. Mariana dice que la presencia de Airbnb ha ayudado a generar un nuevo tipo de turismo en una región de México que era más conocida por los complejos turísticos con todo incluido.

    “Podemos ver un gran impacto en el centro”, dice Mariana. “Muchos restaurantes estaban empezando a cerrar porque la mayoría de los hoteles son todo incluido”. Cuando las personas llegan a Airbnb, agrega, “realmente llegan a conocer el lugar que están visitando”.

    Mariana dice que quieren seguir haciendo crecer Seahorse a través de Airbnb, pero más lentamente porque no quieren sacrificar su toque personal. Planean agregar solo tres propiedades a su cartera cada año. “Es necesario poner mucha atención en cada una para asegurarse de que todo está funcionando bien para los huéspedes”, dice Mariana.

    Esa atención al detalle ha dado sus frutos de maneras inesperadas. Mariana y Diego se han hecho amigos de muchos de sus huéspedes frecuentes, y el año pasado Mariana visitó a su primer huésped de Airbnb durante un viaje a Alemania. “No llegamos a ver a todos los huéspedes, pero tenemos algún tipo de vínculo con ellos con solo enviar mensajes”, dice Mariana. “Y en el futuro, no queremos perder la esencia de lo que hacemos”.

    ¿Quieres saber más? Haz clic aquí para obtener más información sobre cómo ser anfitrión profesional en Airbnb.

    Es posible que la información contenida en este artículo haya cambiado desde su publicación.

    Airbnb
    30 de jul de 2019
    ¿Te ha resultado útil?

    Descubre más temas